Huelga de estibadores españoles: China compra los puertos españoles - Comprar en China con Atlas OverseasHuelga de estibadores españoles: China compra los puertos españoles - Comprar en China con Atlas Overseas

Huelga de estibadores: China compra los puertos españoles

China sigue su camino para convertirse en la primera potencia comercial del mundo, esta vez con motivo de la huelga de estibadores española. Durante la visita de Xi Jingping a la Unión Europea la semana pasada, a pesar de las buenas voluntades de ambas partes, quedó patente el descontento de “la fábrica del mundo” por no entrar de pleno derecho en la OMC tras 15 años, según dicta la normativa. Recordemos que el foro de la Ruta y la Seda celebrado la semana anterior también pretendía asentar las bases de la nueva política comercial de China.

 

Comprar en China es un poco más fácil que ayer gracias a la huelga de estibadores

El Gigante Asiático ha sabido aprovechar muy bien la manifestación de un sector que todos los años reivindica sus derechos. Con motivo de la huelga de estibadores, COSCO ha comprado a través de JP MORGAN los principales puertos de nuestro país e innegablemente esto favorece al gigante asiático. Ahora, la entrada de productos chinos en la Unión Europea será cada vez más sencilla.

De todas partes del mundo nos llegan noticias de cómo China está llevando a cabo políticas expansionistas a cualquier rincón de la tierra. Buen ejemplo de ello son las palabras de Lourdes S. Casanova, directora del Instituto de Mercados Emergentes de la Universidad de Cornell, quien afirma que “China pretende restablecer el poder comercial perdido, ahora trata de recuperar su presencia mundial a través del soft power, como hizo EEUU antes”.

Según Casanova, basta con mirar la lista ‘Fortune’ —en la que se incluyen las 500 mayores empresas del mundo— para encontrarnos con pruebas del éxito de China. “Hace 10 años, había en el ‘ranking’ 180 empresas estadounidenses. Hoy son 130 por 103 chinas”, afirma la experta.

Si miramos la vista unos años atrás, China era considerada como la fábrica de la mano de obra barata o, de productos copiados sin mucha calidad. Sin embargo, y tomando como prueba irrefutable la lista Fortune, fabricar en China hoy en día supone crear productos de calidad, vanguardistas, innovadores y tecnológicamente punteros a nivel mundial. Ejemplo de ello es el material de empresas de primer nivel como Tencent, Alibaba o We Chat.

 

China, a la caza de los gaps estadounidenses

Como llevamos comentando desde principios de año, el momento actual es crítico para China, que aprovecha el proteccionismo de EEUU para ocupar los espacios que Trump deja vacíos. Uno de estos gaps sería la huelga de estibadores, que deja debilitado el sector portuario.

Según la ruta estratégica marcada por el gobierno, el país asiático está invirtiendo (por este orden) en Asia, Latinoamérica, Europa, EEUU y África. En Europa, concretamente, consigue tecnología y logística; por eso tiene sentido la compra de puertos españoles. En su momento compraron distintos puertos griegos para tener el acceso por el canal de Suez y ahora, han aprovechado la huelga de estibadores para invertir en los puertos españoles y así controlar la entrada a Europa desde el Sur.

 

China ha creado su propio socio comercial

Al igual que hace 200 años, la inversión que quiere destinar China a reconstruir la antigua Ruta de la Seda es de 900.000 millones de euros, además de llevar a cabo otros proyectos de gran envergadura en Latino America. Para llevar a cabo estos proyectos sin necesidad de contar con el BM o el FMI, China ha creado el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras. Estamos en un momento donde China es el mayor socio comercial de unos 100 países, pero no hay correspondencia con muchos de ellos, ya que ni los chinos compran sus productos ni reciben inversión.

China ha conseguido en estos años, superar las dos barreras que se encontraban en su camino de cara a la hegemonía comercial mundial:

  1. Tal y como comentamos más arriba, hace no muchos años China era considerado un país de copias y productos de mala calidad, fabricar en China suponía la etiqueta de comercios “todo a 100” o “todo a 1 euro”. Sin embargo, ha invertido gran cantidad de dinero en ciencia e innovación, y ahora es el país que más patentes presenta del mundo. Una de las vías que china ha utilizado para la repatriación de talento es la compensación económica a empresarios de éxito que emigraron y la oportunidad de que participen en el crecimiento de su país. China es una comunidad basada en tradiciones con un gran respeto a sus raíces y antepasados.
  2. En segundo lugar, su régimen político está perfectamente alineado con la voluntad de crecimiento de la población, y entienden que su sistema meritocrático es igual de bueno que el democrático occidental y se ajusta más a los países en vías de desarrollo. Un pensamiento totalmente distinto al de los países occidentales, donde creemos que lo nuestro es lo mejor, tal y como afirmó Xi Jinping.

 

En palabras de su Presidente, China está dispuesta a liderar “un nuevo orden internacional más justo y razonable”. Un régimen centralizado, que permite muchas ventajas a la hora de implantar una estrategia comercial determinada, desarrollarla y mantener unidos al gobierno y a las empresas trabajando por un fin común. Según Casanova, y esto es lo determinante en opinión de ATLAS OVERSEAS, para este crecimiento tan espectacular “en China, todos trabajan a una: la universidad, las empresas, el Estado y sus funcionarios”.

Por Atlas Overseas el 23/23/2017