De cómo China influye nuestro turismo

En Atlas Overseas no somos los únicos que contemplan el comprar en China, así como el comerciar con China, como la mejor decisión económica en el mundo moderno. No hace mucho pasábamos por un hotel de cinco estrellas y nos encontrábamos ni más ni menos ¡que habían añadido arroz blanco al desayuno!.

Los típicos carteles de “Se habla inglés/Ici on parle français” han visto además un añadido para expresar que además se habla chino. Los planos de ciudades como Madrid o Sevilla ya están perfectamente disponibles en chino.

Y eso es sólo la punta de lanza de las medidas que se están tomando en nuestro país para promover el turismo chino.

Y os preguntaréis el por qué. Muy sencillo. Según Turespaña, que son, de acuerdo con su propia descripción, “el organismo nacional de Turismo responsable del marketing de España en el mundo”, el año pasado nos visitaron nada más y nada menos que 288.000 turistas chinos, demostrando que España es el tercer país más visitado del mundo, por detrás de Estados Unidos y Francia.

A medida que España y sus empresarios se convierten más y más en clientes del gigante asiático mediante el ya habitual proceso de comprar en China, el interés de dicha nación acerca de nosotros sigue creciendo, y con ello sus inversiones en nuestro país, ya sean directamente (como el caso de la compra del 20% del Atlético de Madrid por Wang Jianling) o indirectamente (como el aumento del número de turistas chinos, que a su vez invierten en nuestros comercios locales).

Sin embargo, nuestro país aún necesita muchos más cambios para atraer el turismo como es debido. El gobierno, consciente de ello, ha decidido cambiar el proceso de obtención de visado para que en un futuro próximo se pueda obtener en sólo 48 horas de un modo sencillo y eficiente, en lugar del laborioso y complejo proceso burocrático actual.

Del mismo modo se están planificando nuevos paquetes turísticos previamente no disponibles: tours por zonas de alta moda, rutas especiales para mujeres solteras, etcétera.

Y eso, por supuesto, no afecta sólo a los turistas chinos: gente de todas las nacionalidades podrá disfrutar de estas mejores condiciones para visitar nuestro país, lo que se convertirá en un aumento del turismo y, por tanto, unos mayores ingresos para nosotros.

¿El origen de toda esta cadena? Fácil: comprar en China.

Por Jorge Monera Daroqui el 22/22/2016