Cómo afecta a Italia la nueva Ruta de la Seda

Que sí, que sí, que siempre os decimos lo mismo: que si comprar en China, que si invertir en China, que si China ésto, que si China aquéllo… ¡Pero es que es un negocio que tiene mucho futuro! No digamos ya el ahorro de por sí que conlleva, sino porque tener socios en un país mayormente productor no puede ser malo en absoluto. Y si no, preguntadle a Italia.

Una reunión llena de contenido

El intercambio turístico y la cooperación entre ambas naciones fueron la base de un memorándum firmado entre China e Italia este pasado viernes en el Pabellón de China en la Expo de Milán.

Los representantes provinciales de Gansu, Ningxia, Qinghai, Henan, Shandong y la mismísima Shanghai firmaron el memorándum junto a diez de las mayores regiones de Italia, desde Lombardía (cuya capital es la propia Milán) hasta la Toscana y Sicilia.

El evento coincide con el 45 aniversario del establecimiento de los lazos diplomáticos entre ambas naciones.

El memorándum incluye políticas que fomenten la interacción entre los pueblos, proporcionen apoyo mutuo, organicen sesiones de entrenamiento de personal así como tecnologías de la información en varios campos.

Una ruta que va como la seda

No obstante, esta firma está fuertemente ligada con las iniciativas de la nueva Ruta de la Seda presentadas por el presidente Xi Jinping. El objetivo, por supuesto, es incentivar el transporte de mercancías y personas, de modo que las construcciones, inversiones, comercio y los intercambios tanto económicos como culturales queden asegurados entre China (en este momento la segunda mayor economía del mundo) y Europa.

En 2014 el número de turistas chinos viajando fuera de la nación se incrementó en un 19.5% con respecto al año pasado, alcanzando el número de 109 millones de personas, siendo la primera vez en la historia que tantos turistas deciden salir de su nación.

Estos turistas son, y no importa cómo se mire, amigos, un público que elige dejar de comprar en China para comprar en los países de destino, lo que equivale a una mayor demanda, y por tanto más dinero circulando por nuestras economías, número que se espera creciente en un futuro próximo debido al aumento de salarios en la nación.

¿No deberíamos fomentar nosotros también eso?

Por Atlas Overseas el 22/22/2016