China y EEUU acuerdos mercantiles - política y economía internacional - comprar en ChinaChina y EEUU acuerdos mercantiles - política y economía internacional - comprar en China

China y EEUU liman asperezas con políticas mercantiles

Dos semanas después de la reunión mantenida entre Donald Trump y Xi Jinping, comienzan a firmarse acuerdos y a mantener una política económica que beneficia a China y EEUU, tanto para comprar en China como exportar a China.

De esta forma, China le ofrece a Estados Unidos un mejor acceso al mercado para las inversiones en el sector financiero y las exportaciones de carne de res estadounidense, que llevan prohibidas desde hace más de 10 años en el país asiático. Estos acuerdos tienen como fin principal evitar una guerra comercial entre las dos principales potencias mundiales.

Donald Trump y Xi Jinping decidieron en su primer encuentro que estas negociaciones comerciales producirán resultados en 3 meses. Para ello, el gigante asiático ha buscado dos concesiones que no son muy complicadas de llevar a cabo: finanzas y carne de res.

 

Las finanzas y la venta de carne de res: a debate entre China y EEUU

En cuanto a finanzas, los inversionistas extranjeros no pueden mantener una participación mayoritaria en los valores y las compañías de seguros en China. Esta concesión se discutió durante la administración de Barack Obama, cuando los negociadores estadounidenses y chinos celebraron varias rondas de conversaciones acerca de un tratado bilateral de inversiones (TBI).

China también está dispuesta a terminar una prohibición sobre las importaciones de carne de res estadounidense que ha estado en vigor desde 2003, así como exportar más granos y otros productos agrícolas. Todo ello con el fin, entre otras cosas, de reducir las tensiones derivadas del superávit comercial anual de bienes de 347.000 millones de dólares que mantiene con su principal socio comercial.

Por parte de la Administración Trump, las amenazas que el Presidente estadounidense vertió durante su campaña de imponer aranceles a los productos chinos y declarar a Beijing un manipulador de la moneda han suscitado temores de una destructiva guerra comercial. No obstante, desde que asumió el cargo (y esta reunión y acuerdos son un ejemplo más), Trump y los funcionarios de su gabinete han indicado que planean adoptar un enfoque más pragmático.

De esta manera, si ambos acuerdos llegan a buen puerto, sería bien recibido por las compañías estadounidenses de servicios financieros, que se han sentido cada vez más frustradas en los últimos años para hacer negocios en el país.

 

¿Volverá a ser posible exportar a China carne de res estadounidense?

Los exportadores de carne de res también se han quejado de la persistente prohibición china sobre las importaciones estadounidenses, la cual fue puesta en vigor después del susto de la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB) en el ganado estadounidense.

Aunque un amplio tratado sino-estadounidense de inversiones sigue siendo una perspectiva lejana, lo cierto es que China y EEUU quieren ir alcanzando pequeños acuerdos a corto plazo para poder mantener la estabilidad global y que ambas potencias no entren en una guerra comercial que no traería más que perjuicios también para el resto de los países.

Por último, cabe señalar que Estados Unidos está presionando al gigante asiático para que reduzca los aranceles de vehículos estadounidenses a China, que actualmente están en un 25%. A cambio de esto Beijing ha solicitado una mayor protección para las inversiones chinas en EEUU, las cuales se triplicaron el año pasado hasta más de 45.000 millones de dólares. Y también ha pedido que Washington relaje las restricciones sobre la venta de ciertos productos de alta tecnología a China.

Parece que finalmente, todo queda en un calentón por parte de la Administración Trump, que como aseguró a los medios el otro día, “creía que gobernar iba a ser más sencillo”.

Por Atlas Overseas el 23/23/2017